Rhipsalis Salicornioides-Hatiora Salicornioides

 

Es una planta perenne originaria de Brasil. Es muy ramificada y compacta, presenta tallos largos de crecimiento erecto, a medida que la planta se desarrolla los tallos se arquean y cuelgan. Los tallos son de color verde oscuro, brillantes, están profundamente segmentados en estructuras cilíndricas pequeñas y delgadas, de entre dos y cuatro o cinco centímetros de longitud.

 

 

 

Los tallos pueden desarrollarse hasta cerca de un metro de longitud, entre los segmentos aparecen tallos muy finos en forma de lóbulos, es una de las características que sirve para diferenciarlo de otras variedades de Rhipsalis. Estos segmentos del tallo se parecen a diminutas botellas invertidas unidas entre si.

 

 

 

 

Los extremos de los tallos están divididos en dos, cuatro o seis segmentos. Presentan areolas terminales cubiertas de una fina pilosidad blanquecina que le da un aspecto muy original a la planta, es otra de las características que los diferencia de otros Rhipsalis.

 

 

 

Las flores se desarrollan en el extremo de sus tallos, son pequeñas flores colgantes de color amarillo anaranjado brillante. Su floración es muy abundante y decorativa. Las flores son muy pequeñas, no superan los dos centímetros de longitud y de diámetro.

 

 

 

 

Cuando las flores se marchitan empiezan a desarrollarse los frutos, estos son pequeños y redondeados de color blanco traslucido. Cuando el Rhipsalis desarrolla las yemas florales, es conveniente no girar o mover la planta, los capullos son muy delicados al igual que las flores y caen fácilmente si cambiamos de posición la planta.

 

 

 

Rhipsalis Salicornioides, también conocida como Hatiora Salicornioides, es una planta «epifita» en sus origines, crece en los arboles no necesita tierra para vivir. Como planta ornamental se cultiva en macetas. Es carnosa, esbelta, se considera dentro del grupo de los cactus, pero no presenta espinas. Es una planta erecta, algo arqueada y colgante pero no cuelga tanto como otras variedades de Rhipsalis. Puede alcanzar alturas de sesenta centímetros.

 

.

.

Prefiere situaciones luminosas sin sol directo, pero resiste luz solar directa a primeras horas de la mañana o a ultimas de la tarde. Podemos cultivarla en exterior en climas con temperaturas invernales moderadas, admite el cultivo como planta de interior, lejos de la calefacción y de las corrientes de aire.

.

.

.

Necesita un suelo suelto y bien drenado que contenga turba y arena para facilitar el drenaje. El sustrato especial para plantas crasas mezclado con sustrato es el aconsejado. Durante la primavera y el verano es aconsejable aplicar abono mineral especial para plantas crasas y cactus a la mitad de la dosis recomendada, una vez cada quince días. En otoño e invierno no abonar.

.

.

 

Riegos moderados durante la primavera y el verano, en otoño e invierno riegos escasos, incluso eliminar los riegos por completo si las temperaturas son bajas y lo cultivamos en un ambiente húmedo. Después de la floración necesita descanso, es aconsejable regar muy poco para que la planta se recupere favorablemente.

 

.

.

Prefiere temperaturas anuales entre veinticuatro y veintisiete grados para crecer y desarrollarse adecuadamente. Durante el invierno necesita temperaturas mas bajas entre siete y dieciocho grados. Es aconsejable cultivarla en exterior si las temperaturas invernales son moderadas y superiores a siete u ocho grados. Es mejor situarlas bajo techo, en un porche o bajo un voladizo, así estarán protegidas en caso de heladas  repentinas. En climas mas fríos es mejor cultivarlas en interior o en invernaderos.

.

.

.

No necesita podas, pero responde muy bien a ellas, si queremos controlar su tamaño o conseguir plantas mas redondeadas y compactas, podemos recortar los tallos mas largos y mal orientados. Efectuaremos el corte cerca de alguna yema de crecimiento, de este modo promoveremos el nacimiento de nuevos brotes, y una planta mas decorativa.

.

.

.

Rhipsalis Salicornioides es un planta muy fácil de reproducir, se reproduce por esquejes de tallo sembrados directamente en tierra, utilizaremos un sustrato rico en turba y arena. En pocas semanas los esquejes generaren raíces. Colocaremos las macetas en un lugar sombreado y mantendremos el sustrato ligeramente húmedo. Pasados unos meses iremos pinzando el extremo de los tallos para que las nuevas plantas ramifiquen. Podemos utilizar los restos de poda para la obtención de esquejes.

.

.

 

Es una planta muy resistente, no suele verse afectada por plagas o enfermedades. Sus principales enemigos son el frió intenso y el exceso de agua que puede ocasionar pudriciones. Es muy importante regar con moderacion y proporcionar a la planta un sustrato adecuado y bien denante. Mantener a la planta protegida de las bajas temperaturas y de las heladas.

 

 

 

Si cultivamos el Rhipsalis en climas con temperaturas estivales altas, es aconsejable proteger las plantas del sol directo, especialmente en las horas centrales del día. El sol directo del verano puede ocasionar quemaduras en sus tallos. En general es una planta muy resistente y fácil de cultivar, de bajo mantenimiento. DIFICULTAD BAJA.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *