Cactus Coral-Cactus Arroz-Rhipsalis Cereoscula

 

Rhipsalis Cereoscula también conocido como «Cactus Coral» es una planta perenne originaria de Sudamérica de países como Brasil, Uruguay, Bolivia Y Paraguay. En sus países de origen es una planta «epifita», vive enganchada sobre las ramas de los arboles no necesita tierra para vivir. Crecimiento erecto que cambia a colgante a medida que se van alargando sus tallos.

 

 

Es una planta muy ramificada, perenne, sus tallos son largos de color verde, sus extremos están muy divididos en segmentos parecidos a los granos del arroz, lo que le da otro de los nombres comunes por los que son conocidos «Cactus Arroz». Sus tallos son largos pudiendo alcanzar cincuenta o sesenta centímetros de longitud.

 

 

Desarrolla pequeñas flores acampanadas de color blanco puro o ligeramente rosado, no superan los dos centímetros de diámetro. Es una planta muy decorativa y original, queda perfecta en macetas altas o redondeadas donde puedan caer libremente sus tallos. Adecuada también para cestas colgantes. Cuando termina su floración se van desarrollando los frutos, son similares a los frutos del muérdago son de color blanco y redondeados, muy decorativos al igual que sus flores.

 

 

 

Es una planta que se adapta a distintos grados de luminosidad, crece bien en sombra luminosa, en sombra parcial y en sol directo, aunque crece mejor en luz filtrada. Cambiaremos la planta de posición cuando observemos que no se desarrolla correctamente o si sus tallos se vuelven excesivamente claros. Si el sol es muy fuerte suele crecer mejor en emplazamientos de sombra parcial especialmente en verano con altas temperaturas.

 

 

Necesitan un suelo rico en materia orgánica, que contenga turba, musgo sphagnum y arena para asegurar un buen drenaje. Regar regularmente en primavera y verano con temperaturas altas, dejar secar la capa superior del sustrato entre riegos, pero no es conveniente dejar secar totalmente la tierra. Si la cultivamos encima de un plato o dentro de un cubre macetas decorativo, hay que mantener la base de la maceta seca para evitar pudriciones, retiraremos el agua sobrante del riego o colocaremos una capa de piedras o bolas de arcilla en la base para mantener la base seca. Es muy sensible al exceso de agua en el sustrato que ocasiona pudriciones. La planta bien establecida resiste periodos de sequía. En invierno distanciar los riegos y proporcionarles poca cantidad agua.

 

 

Prefiere temperaturas de cultivo entre diez y veintiséis grados. Por debajo de diez grados hay que proteger las plantas, cultivarlas en interior o en invernaderos, son muy sensibles al frió intenso y a las heladas. Se reproduce fácilmente por esquejes de tallo, mantener el sustrato ligeramente húmedo, colocaremos las macetas en un lugar protegido del sol directo y del viento especialmente durante las primeras semanas. Son plantas muy resistentes y de bajo mantenimiento en condiciones optimas de cultivo. Su principal enemigo es un riego inadecuado y temperaturas extremas. DIFICULTAD BAJA.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *