Rhipsalis Teres Prismatica

 

Rhipsalis Teres Prismatica es una planta perenne originaria de zonas cálidas y templadas de Brasil en Sudamérica. Es una planta carnosa, muy ramificada de crecimiento colgante. Sus tallos son rígidos, en principio erectos y provistos de tres aristas, en forma de prisma triangular. A medida que se va desarrollando genera tallos finos y cilíndricos largos que se curvan y acaban colgando.

 

 

 

Los tallos son de color verde oscuro, con una tonalidad purpura en la punta de los tallos y en las areolas. El extremo de los finos y largos tallos cilíndricos se ramifica produciendo racimos de tallos mas cortos cilíndricos también, que a su vez se ramifican. Los tallos primarios presentan pequeñas areolas muy juntas, en los vertices de sus tallos, con una fina vellosidad blanquecina, compuesta por unas pocas cerdas, mas larga que en los tallos cilíndricos secundarios. Ningún tallo desarrolla espinas.

 

 

 

En los tallos cilíndricos las areolas crecen mas distanciadas, son mas pequeñas y apenas desarrollan vellosidad. En los extremos de los tallos, las areolas se intensifican y presentan vellosidades mas largas, con pocas cerdas. Flores muy pequeñas de color blanco verdoso, translucidas en sus extremos, con centro mas blanco, con cinco pétalos. Las flores se desarrollan en los finos tallos exteriores. Los frutos son blancos, globosos, muy pequeños de apenas cinco o seis milímetros de diámetro.

 

 

 

Prefieren un emplazamiento luminoso para crecer y florecer adecuadamente. Admite diferentes intensidades de luz, puede soportar un emplazamiento soleado especialmente durante el invierno y a primeras horas de la mañana o a ultimas de la tarde. En verano prefiere una situación de luz tamizada a salvo de los rayos directos del sol, especialmente en las horas del mediodía.

 

 

 

Utilizaremos un sustrato rico en materia orgánica, turba y arena para proporcionar un buen drenaje a la planta, es recomendable utilizar tierra especial para cactus y plantas crasas mezclado con turba. Podemos cultivarlas en macetas redondeadas o cestas colgantes, donde quedan mas decorativas, resaltando su crecimiento colgante y extendido.

 

 

 

Colocar pequeñas piedras, bolas de arcilla o volcanica en la base de la maceta, para que no se obstruyan los orificios de drenaje y el agua sobrante del riego escurra con facilidad. Podemos añadir un poco de abono mineral especial para cactáceas, en primavera y principios de verano, dos veces al mes, muy diluido junto con el agua de riego. Si es necesario trasplantaremos en primavera.

 

 

 

Riegos regulares y moderados durante la primavera y verano con altas temperatura, en otoño e invierno ir disminuyendo los riegos a medida que bajen las temperaturas. En invierno si el clima es muy frió, es recomendable eliminar los riegos casi por completo, para que las plantas no sufran pudriciones.

 

 

 

Cultivaremos las plantas en exterior, si el clima invernal es moderado con temperaturas superiores a ocho o nueve grados. Aun así, es recomendable colocar las plantas en lugares resguardados como porches o voladizos, para evitar que el frió o heladas inesperadas puedan dañar las plantas. En climas extremos cultivaremos los Rhipsalis en invernaderos o como plantas de interior, situando el ejemplar cerca de las ventanas, evitando la calefacción directa y las corrientes de aire.

 

img_20161004_182113880

 

dscn4419

 

Los Rhipsolis Prismatica generalmente no necesitan podas, puede ser aconsejable cortar los tallos mas largos de los ejemplares adultos para rejuvenecer la planta y promover el nacimiento de nuevos brotes. Si es necesario retiraremos las partes de la planta que se sequen o dañen para no perjudicar el resto de la planta.

 

 

dscn4791

 

Se reproduce fácilmente por esquejes de tallo como la mayoría de Rhipsalis. Los esquejes enraízan directamente en tierra, los colocaremos en un sustrato adecuado, colocando las macetas en un emplazamiento protegido a media sombra, manteniendo el sustrato ligeramente húmedo.

 

 

Es una planta muy fácil de cultivar, no suele ser atacada por plagas, el exceso de agua y mal drenaje son sus principales enemigos, ocasionan ataques de hongos y pudriciones, problemas generalmente insalvables para este tipo de plantas. Es imprescindible controlar el riego y el drenaje para su salud y supervivencia. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *