Balsamica-Nometoques-Impatiens Balfourii

 

Impatiens Balfourii es una planta herbácea anual perteneciente a la familia Balsaminaceae, es originaria del Himalaya. Es una planta ramificada que mide alrededor de cuarenta o cuarenta y cinco centímetros de altura y entre veinticinco y treinta centímetros de diámetro. En su habitad natural puede superar el metro de altura y colonizar mas espacio.

 

 

Los tallos son carnosos y cilíndricos, de color verde o rojizos. Las hojas son alargadas y puntiagudas y tienen los bordes finamente dentados, son de color verde grisáceo o azulado y se desarrollan de forma alterna sobre los tallos, unidas a ellos por largos peciolos, presentan una nerviacion central hendida pronunciada y finas nerviaciones secundarias.

 

 

 

Florece de mediados de verano a mediados de otoño. Las inflorescencias se desarrollan en las axilas de las hojas, los finos tallos o pedúnculos florales son compuestos y pueden llegar a medir mas diez centímetros de largo, desarrollan varias flores en racimo. Las flores son muy llamativas se asemejan a flores de orquídeas, son de color rosa y blanco con pequeños dibujos amarillos. El labio superior es blanco y los inferiores rosados con tonos amarillos superiores. El fruto es alargado y estrecho y contiene semillas ovaladas.

 

En octubre en plena floración.

 

 

Situación parcialmente soleada o de sombra luminosa, evitando el sol directo en las horas centrales del día, aunque es una planta originariamente silvestre se cultiva actualmente como planta ornamental por la belleza de sus flores. Necesita un emplazamiento fresco y riegos moderados pero frecuentes manteniendo el sustrato ligeramente húmedo, especialmente en épocas calurosas. No tolera periodos de sequía. Prefiere ser cultivada en emplazamientos elevados sobre el nivel del mar.

 

 

Eliminar hojas y tallos secos y estropeados, y las flores secas (si no se desea obtener semillas). Las plantas se puede adaptar a temperaturas frías invernales, aunque prefieren temperaturas moderadas invernales, si son extremas en invierno, deberemos plantar nuevas plantas en primavera o reproducirlas a partir de sus semillas. Cuando los frutos estén maduros podemos cosecharlos y guardar las semillas en un emplazamiento fresco, seco y oscuro, en primavera las sembraremos para conseguir nuevos ejemplares.

 

 

 

Son plantas resistentes y fáciles de cultivar, evitar el sol directo especialmente en climas de temperaturas altas, y en épocas de máximo calor. Mantener el suelo ligeramente húmedo pero evitar el encharcamiento que provoca pudriciones. No suelen tener problemas con plagas de insectos o enfermedades en condiciones adecuadas de cultivo. Ocasionalmente pueden aparecer pulgones o cochinillas que deberán ser tratados con insecticidas específicos en pulverizacion. En condiciones excesivamente húmedas pueden aparecer hongos como «oídio o roya» que manchan las hojas, deberemos aplicar fungicidas específicos. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *