Lavanda de Allard-Lavandula Allardi Merlo

 

Lavanda Allardi Merlo es una planta aromática perenne, perteneciente a la familia Lamiaceae, es una planta híbrida, no existe como tal en la naturaleza, es el resultado del cruce entre Lavandula Dentata y Lavandula Latifolia. Lavanda Allardi Merlo es una planta de crecimiento vigoroso, forma matas compactas y muy ramificadas de crecimiento vertical redondeado, que miden entre sesenta y noventa centímetros de altura y de sesenta a ochenta centímetros de diámetro e incluso mas.

 

 

 

Los tallos son delgados y largos, están cubiertos por numerosas hojas lanceadas, de color verde y bordes de color crema amarillento, muy atractivos. Los bordes son dentados, especialmente en el centro y extremo de la hoja y mas lisos en la base. Las hojas son muy aromáticas.

 

 

 

Florece en primavera y/o a finales de verano, las flores son pequeñas, de color purpura-azulado, crecen reunidas en espigas florales largas de crecimiento vertical o abierto, que se desarrollan en el extremos de los tallos, las flores son muy aromáticas. Las flores atraen a las mariposas y a los pájaros. Lavanda Allardi Merlo no suele producir muchas espigas florales, a diferencia de otras variedades de Lavanda, por lo que es recomendada para formar setos.

 

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, (florece y se desarrolla mejor a pleno sol). Se adapta a distintos tipos de suelo siempre que dispongan de un buen drenaje, pero prefieren un suelo poroso y arenoso, ligeramente enriquecido. Es recomendable evitar el terreno arcilloso, o adecuarlo añadiendo arena para que sea mas permeable. Es adecuada para cultivar en el suelo del jardin, en solitario o formando borduras, en segunda linea, detrás de plantas de dimensiones menores. Necesita un espacio amplio, debido a sus grandes dimensiones. También puede cultivarse en macetas grandes, para decorar terrazas o patios. No necesitan excesivo abono, pero es recomendable añadir un poco de abono de liberación lenta al terreno de plantación, antes de sembrar.

 

 

 

Riegos moderados, regulares en plantas jóvenes y recién trasplantadas, mas comedidos en ejemplares adultos y bien enraizados, las plantas cultivadas en macetas, necesitan riegos mas frecuentes que las cultivadas directamente en el suelo del jardin. Disminuir los riegos en otoño e invierno a medida que las temperaturas se suavicen. Las plantas adultas bien establecidas en el terreno, pueden resistir periodos de sequía. Esta variedad de Lavanda resiste mejor condiciones de humedad ambiental cálida que otros tipos de Lavanda, pero necesita estar bien aireada para evitar plagas de hongos y pudriciones.

 

 

 

Cortaremos las inflorescencias secas, eliminando el tallo floral desde la base de la inflorescencia para mantener las plantas en buenas condiciones. Cuando haya finalizado la floración, recortaremos el extremo de los tallos para conseguir nuevos brotes laterales y ejemplares mas compactos y densos. A finales de invierno o principios de primavera eliminaremos tallos secos y estropeados. Resisten temperaturas altas estivales, puede tolerar algunos grados bajo cero de forma puntual y breve (si se mantiene seca), pero prefiere climas con temperaturas invernales moderadas y positivas. En climas fríos con heladas frecuentes, es recomendable cultivar las plantas en macetas, para resguardarlas fácilmente del frió intenso del invierno.

 

 

 

Se reproduce por esquejes, a principios de primavera o a finales de verano. Podemos utilizar los restos de poda sanos para obtener esquejes, eliminaremos las hojas inferiores de los tallos, introduciendo al menos una tercera parte del esqueje en tierra. Mantendremos el sustrato ligeramente húmedo, hasta que los esquejes formen raíces, en unos meses estarán preparados para trasplantar a su lugar definitivo.

 

 

 

Lavanda Allardi Merlo es una planta resistente a plagas de insectos y a enfermedades, en condiciones adecuadas de cultivo. Sus principales enemigos son un riego excesivo, un drenaje insuficiente, el frió intenso y las heladas y una exposición demasiado sombría, que provocan respectivamente, problemas de hongos y pudriciones, quemaduras y la muerte de la planta y plantas débiles y poco compactas. Por ello, vigilaremos especialmente el riego, proporcionaremos a la planta un drenaje perfecto, una situación suficientemente soleada y temperaturas cálidas y moderadas invernales. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *