Planta de la gloria-Tibochina-Tibouchina

 

Tibouchina es una planta arbustiva o un pequeño árbol perteneciente a la familia Melastomataceae, es originario de Brasil, el Caribe y zonas selváticas de México, es conocida comúnmente como «Arbol o planta de la gloria» o «Tibochina». Existen muchas variedades algunas pueden crecer en forma de árbol, generalmente de varios troncos, alcanzando algunos metros de altura como Tibouchina Mutavilis. Entre las variedades pequeñas de jardin destacan Tibouchina «Groovy baby de flores azul violeta y Tibouchina Peace baby de flores blancas. Estas variedades pequeñas miden entre cuarenta y cinco y sesenta centímetros de altura y son adecuadas para jardin y macetas.

 

 

 

Es una planta ramificada de crecimiento denso y mas o menos compacto en algunas variedades. Las hojas son ovaladas y puntiagudas de color verde intenso, presentan nerviaciones longitudinales paralelas profundas. Las hojas se desarrollan de forma alterna, son perennes en climas de temperaturas moderadas invernales, y parcialmente caducas en climas mas fríos.

 

 

 

Las flores son de color violeta azulado, mas o menos intenso en la mayoría de variedades, aunque también hay variedades con flores blancas y rosadas, TIbuchina florece de mediados de verano a otoño dependiendo de las temperaturas de la zona de cultivo, la floración es prolongada aunque las flores no duran mucho, pero son reemplazadas por nuevas flores. Actualmente existen muchas variedades incluso alguna con flores rosadas y blancas.

 

Groovy baby con flores de color violeta

 

Peace Baby de flores blancas y estambres violetas y rosados.

 

 

Situación soleada o parcialmente soleada, en climas cálidos y en verano, agradecen una situación de sombra parcial o sombra luminosa en las horas centrales del día y a primeras horas de la tarde. Suelo fértil y ligeramente ácido, podemos utilizar tierra de castaño o sustrato especial para el cultivo de plantas ácidas, como el recomendado para hortensias, azaleas, rododendros o camelias. Aplicar en primavera y a finales de verano, abono especial para plantas ácidas y abonar el terreno con materia orgánica antes de plantar los ejemplares.

 

 

 

Riegos regulares, especialmente en verano y en épocas calurosas, mantendremos el sustrato ligeramente húmedo pero evitando los encharcamientos. Si cultivamos las plantas en macetas o jardineras nos aseguraremos que el agua sobrante del riego fluya perfectamente por los agujeros de drenaje, es recomendable no colocar platos en la base de los recipientes o colocar una capa de pequeñas piedras entre el plato y la base de la maceta, para evitar que las raíces se pudran si quedan en contacto con el agua acumulada en ellos. Si cultivamos las plantas directamente en el suelo del jardin es recomendable acolchar el suelo para mantener la humedad del suelo y las raíces frescas.

 

 

Cortar las flores secas para favorecer nuevas floraciones, y pinzar el extremo de los tallos para que emitan nuevos tallos florales. Recortar el extremo de los tallos a finales de invierno o principios de primavera para mantener la forma de las plantas y para que la planta ramifique creando nuevos brotes, eliminar los tallos muertos. Prefieren ser cultivadas en climas de temperaturas cálidas estivales y moderadas invernales, pueden tolerar algo de frió invernal pero son sensibles a las heladas. En climas fríos con heladas frecuentes es recomendable cultivar las plantas en macetas para poder resguardarlas fácilmente si hace mucho frió y hay riesgo de heladas.

 

 

 

Se multiplica fácilmente por esquejes, podemos utilizar los restos de poda sanos de finales de invierno o principios de primavera para obtener esquejes, eliminaremos las hojas inferiores e introduciremos en tierra una tercera parte del esqueje que contenga algunos nudos de crecimiento, podemos humedecer el extremo inferior de los esquejes con agua y aplicarles hormonas de enraizamiento para facilitar el prendido. También podemos reproducir las plantas por esquejes de madera madura en otoño.

 

 

 

Tibouchina es una planta resistente a plagas de insectos y enfermedades, ocasionalmente y en ambientes secos pueden aparecer cochinillas, que deberán ser tratadas al inicio del problema. Sus principales problemas surgen en suelos demasiado calcáreos, necesita un sustrato ligeramente ácido y enriquecido, las temperaturas frías invernales y especialmente las heladas provocan serios desperfectos en las plantas. Es adecuada para cultivar en climas cálidos de temperaturas moderadas invernales, en climas excesivamente fríos necesitan protección, o se cultivan como planta de interior en un emplazamiento luminoso y a salvo de los rayos directos del sol. DIFICULTAD BAJA.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *