Cola de Caballo-Equisetum Hyemale

 

Equisetum Hyemale es una planta perenne muy decorativa, desarrolla largos tallos cilíndricos de color verde de crecimiento erecto y desprovistos de hojas. Sus tallos robustos de crecimiento vertical se parecen a los tallos del bambu, estos presentan franjas negras y blancas en los nudos de crecimiento. Las varas alcanzan de ochenta a noventa centímetros de altura. Es una planta muy fácil de cultivar de poco mantenimiento. Es una planta rizomatosa con un gran crecimiento subterráneo,

 

 

 

Los tallos son cilíndricos y largos con franjas  de color blanco y pequeñas franjas negras, los tallos jóvenes de apenas un año, son lisos sin ramificaciones, cuando los tallos tienen dos años desarrollan pequeñas ramificaciones en sus uniones, brotan de las franjas negras. La planta es mas decorativa si eliminamos estos brotes laterales.

 

 

 

Se utiliza frecuentemente en jardinería para delimitar zonas o como borduras, queda perfecta sembrada en grupos en jardineras o parterres cerca de muros o en medio de zonas pavimentadas, especialmente llenando espacios alargados y estrechos. Es una planta sin flores, en el extremo superior de los tallos adultos de un año, crece el «espórofito», un abultamiento alargado y engrosado donde se desarrollan las esporas.

 

 

 

Prefiere una situación sombreada o parcialmente sombreada con un alto grado de humedad. La planta es muy invasora por lo que es aconsejable cultivarla en jardineras o contenedores para poder limitar y controlar su crecimiento. Es un buen acompañante de Helechos ya que necesitan condiciones similares de cultivo. En condiciones protegidas suele crecer un poco mas en altura.

 

 

 

Utilizaremos un sustrato rico en turba y materia orgánica, es recomendable añadir estiércol anualmente despues de su poda, para que la planta forme nuevos y enérgicos brotes. Podemos acolchar el terreno para mantener la humedad del terreno por mas tiempo, evitando la evaporación.

 

 

Necesita mucha humedad para desarrollarse adecuadamente, necesita mantener sus raíces siempre húmedas, por lo que se cultiva frecuentemente como planta cercana a estanques y cursos de agua, incluso en el interior del estanque, donde el nivel de agua no supere los diez o quince centímetros por encima de la parte superior de la maceta, si el estanque es profundo podemos colocar las macetas sobre piedras o estructuras para fijar la altura deseada.

 

 

 

Mantener el agua en la base de la planta, justo por encima de la parte superior de la maceta en plantas cultivadas en estanques. Las plantas sembradas en macetas o jardineras deben permanecer siempre mojadas, podemos utilizar macetas sin drenaje o con poco drenaje. Si las cultivamos directamente en tierra es necesario mantener la tierra mojada en todo momento.

 

 

Es una planta perenne en la mayoría de climas, exceptuando los climas de inviernos con temperaturas extremas. En climas con temperaturas un poco frías sus tallos pueden presentan una decoloración tras el invierno, pero rapidamente serán reemplazados por un nuevo crecimiento. Es ideal para estanques ya que suelen mantenerse en invierno mientras otras plantas acuáticas desaparecen.

 

 

 

Para mantener las plantas en buenas condiciones es recomendable podar la planta todos los años, al final de invierno o principios de primavera, eliminando dos tercios de la totalidad de sus tallos viejos, especialmente en plantas adultas bien establecidas. Cortaremos los tallos desde la base, de esta forma la planta se rejuvenecerá vigorosamente con nuevos brotes. Después de la poda añadiremos materia orgánica para enriquecer el terreno.

 

 

 

La planta se reproduce por esporas al igual que los helechos, también por división de mata y por sus raíces subterráneas que generan nuevos brotes. Por división de mata el mejor momento es a principios de primavera, cuando procederemos a su poda podemos aprovechar para separar porciones de tallos con sus raíces correspondientes y plantarlas en macetas individuales proporcionándoles un riego elevado.

 

 

Es una planta muy resistente a las plagas típicas del jardin, sus principales enemigos son la falta de agua y el frió intenso que puede perjudicar seriamente a la planta. DIFICULTAD BAJA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *