Bananera Japonesa-Musa Basjoo

 

Musa Basjoo es una planta perenne originaria de Japón y China, esta considerada una planta herbácea, aunque sea una planta de grandes dimensiones parecida a un árbol. Crece rapidamente, las plantas adultas pueden alcanzar alturas de hasta cuatro o seis metros y anchuras similares. La mata del Bananero Japones esta compuesta de un seudotallo a modo de tronco principal, en el que se desarrollan las vainas de las hojas, estas crecen muy apretadas en espiral formando el seudotallo que tiene apariencia de tronco, y por un tallo subterráneo con gruesos rizomas. Los ejemplares pueden vivir alrededor de treinta años.

 

 

Sus hojas son muy grandes, y alargadas de crecimiento vertical, simples, presentan vaina y peciolo, están dibujadas por una nerviación central gruesa longitudinal, de la que surgen pequeñas y múltiples nerviaciones horizontales que dan un aspecto rugoso a las hojas. Las hojas crecen superpuestas formando el seudotallo o «seudocaule» con apariencia de tronco. En ejemplares adultos pueden medir cerca de dos metros de altura y sesenta centímetros de anchura. Es una planta perenne, aunque sus hojas no siempre lo son, se secan despues de la floración o mueren en climas muy fríos, dejando la planta a nivel del suelo. En primavera desde la base de la planta crecen nuevos brotes que se desarrollan de nuevo sustituyendola. Las hojas se abren formando la copa de la planta a una altura aproximada de noventa centímetros desde el suelo.

 

 

La Musa Basjoo o Bananera Japonesa es una planta tropical de rápido crecimiento especialmente ornamental, muy apreciada en jardinería. Queda perfecta en el jardin, en solitario como foco principal de atención rodeada de plantas bajas o sembrada en grupos en grandes jardines. Es una planta de grandes dimensiones con la apariencia de un árbol, por lo que necesita bastante espacio para vivir. Podemos cultivarla también en macetas como planta de interior en climas fríos, dando un precioso toque tropical a cualquier rincón luminoso. Sus hojas son grandes y muy decorativas y sus flores y frutos espectaculares y muy originales. Es muy resistente y rustica ante el frió, sus hojas solo son perennes en climas cálidos, pero en climas fríos la parte subterránea de la planta sobrevive y brota de nuevo en primavera.

 

 

Las plantas adultas desarrollan inflorescencias grandes en verano, que pueden llegar a medir alrededor de un metro de longitud, presentan flores femeninas y masculinas en la misma inflorescencia. Los ejemplares pueden tardar dos o tres años en florecer, por lo que los ejemplares jóvenes o aquellos cortados desde el suelo cada otoño no florecen. La flor es de color crema o amarillo, con forma cilíndrica redondeada, presenta brácteas de color amarillo anaranjado, es muy exótica.

 

 

Cuando madura la flor fecundada, aparecen los frutos alargados, de color verde amarillento de cinco a diez centímetros de largo y dos o tres de ancho, su pulpa es blanca y contiene un gran numero de semillas de color negro. Los frutos se mantiene en racimos en la planta durante todo el otoño. La planta solo florece una vez y despues de florecer muere, pero sera sustituida por un retoño que crecerá en su base hasta alcanzar la madurez.

 

 

En sus orígenes era utilizada para la obtención de fibras vegetales, utilizadas en la confección de textiles y muchas partes de la planta eran utilizadas para la preparación de remedios en la medicina tradicional china. Con el tiempo se ha cultivado con fines ornamentales siendo introducida en muchos lugares del mundo, siendo muy apreciada en jardinería especialmente en climas cálidos como planta tropical exótica y muy decorativa.

 

 

La parte aérea de la planta, hojas y pseudotallos no resisten bajas temperaturas sucumbiendo ante temperaturas frías, sin embargo, el rizoma subterráneo puede sobrevivir ante el frió o las heladas si el terreno esta debidamente protegido, brotando de nuevo en primavera con la subida de las temperaturas. La planta crece rápidamente en una sola temporada y puede alcanzar un tamaño completo si las condiciones de cultivo son favorables.

 

Ejemplar del Jardín Botánico de la Universidad de Cambridge.

 

Situación soleada o parcialmente soleada, con sol filtrado en climas de temperaturas muy altas, pero crece mejor a pleno sol. Colocar en un lugar protegido de los vientes fuertes que estropean sus hojas. Suelo ligeramente húmedo bien drenado, rico en materia orgánica, que contenga turba rubia, sustrato de calidad enriquecido con estiércol y tierra de jardin. Es importante para su correcto desarrollo hacer un hoyo grande, para que sus raíces encuentren la tierra suelta y esponjosa y se desarrollen mejor. También podemos cultivar la planta en macetas, utilizaremos un sustrato de calidad y le proporcionaremos un excelente drenaje. Las plantas se desarrollan mejor en un suelo ligeramente húmedo de forma constante, evitando que se seque o que se encharque el sustrato. Abonar las plantas de forma regular durante la primavera y el verano en épocas de mayor crecimiento.

.

.

Al tratarse de una planta de origen tropical necesita mucha humedad, riegos frecuentes manteniendo el sustrato ligeramente húmedo pero no encharcado. Las plantas cultivadas en macetas necesitan generalmente riegos mas frecuentes, especialmente en verano con temperaturas altas. Si las temperaturas estivales son muy altas es necesario regar abundantemente para que la tierra no se seque. En otoño e invierno disminuiremos los riegos adecuandolos a las temperaturas. No soporta la sequía.

.

.

La parte aérea de la planta no soporta las temperaturas muy bajas ni las heladas, si hace frió y queremos conservar su vegetación es recomendable proteger las hojas con una tela de hibernación o con trozos de brezo, si hiela las hojas se estropean. Es imprescindible acolchar el suelo con una buena capa de «mulching», podemos utilizar corteza de pino colocando una capa gruesa sobre la tierra protegiendo las raíces. Si la parte aérea se ha dañado, en primavera cortaremos la planta hasta encontrar una zona no dañada por el frió, de la base de la planta crecerán nuevos brotes con la subida de las temperaturas. Podemos proteger las plantas cultivadas en macetas, en interior luminoso durante el invierno.

 

 

La planta se reproduce fácilmente por separación de vástagos que crecen a sus pies, los separaremos con cuidado y los colocaremos en macetas individuales con un sustrato ligero, esponjoso y fértil, cuando estén bien enraizados podremos trasplantarlos a su emplazamiento definitivo. También podemos multiplicar la Musa por semillas, pero para obtenerlas necesitaremos que ocurra la fertilización, generalmente serán necesarios varios ejemplares en diferentes etapas de floración para que ocurra.

 

 

Es una planta resistente a plagas y enfermedades, pero cultivada en exterior puede sufrir ataques de saltamontes y barrenadores que pueden afectar las hojas, las raíces pueden sufrir ataques de nematodos que pueden dañarlas. En interior es sensible a plagas de hongos, de pulgones y cochinillas deberemos vigilar los ejemplares y aplicar un producto fitosanitario especifico para el tratamiento de estas plagas. DIFICULTAD MEDIA.
 .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *