Helecho Ming-«Ming Fern»-Asparagus Myriocladus-Asparagus Retrofractus

 

Asparagus Myriocladus es una planta arbustiva perenne, perteneciente a la familia Asparagaceae, es originaria de Sudáfrica. La planta se desarrolla a partir de raíces subterráneas, engrosadas, similares a tubérculos alargados y carnosos. Los tallos son largos y delgados nacen directamente desde la base de la planta. Es una planta muy decorativa con plumeros de aspecto delicado, se cultiva frecuentemente como planta ornamental. El cultivar «Astro» es muy cotizado, por su especial belleza.

 

 

Raíces engrosadas, similares a tubérculos.

 

 

Los tallos son muy estrechos de color marrón claro grisáceo, se desarrollan verticalmente, (dando la apariencia de un pequeño árbol), pero a medida que se desarrollan adquieren un crecimiento colgante, son espinosos y muy ramificados, pueden superar los sesenta centímetros de longitud. Los tallos están cubiertos por «Cladodios» o pequeños tallos modificados, con apariencia de pequeñas hojas, son de color verde, parecidos a diminutas agujas.

 

 

 

Florece en primavera, las flores son pequeñas de color blanco, son aromáticas, tienen seis diminutos pétalos y estambres de color amarillo, se desarrollan en el extremo de los tallos, los frutos son muy pequeños, y globosos, de color rojo cuando maduran, de aproximadamente medio centímetro de diámetro. Aunque la verdadera belleza de estas plantas, radica especialmente en sus delicadas hojas, frecuentemente se utilizan para arreglos florales.

 

 

 

Situación parcialmente soleada o de sombra luminosa, evitar el sol directo en las horas centrales del día, en especial, durante el verano y en climas calurosos. Suelo suelto, rico en nutrientes y arenoso, debe drenar perfectamente para que sus raíces engrosadas no se pudran. Podemos cultivarlas en el suelo del jardin, en macetas o jardineras. Aplicaremos abono para plantas verdes en primavera para enriquecer el terreno, si la tierra es excesivamente calcárea, podemos aplicar un poco de abono para plantas ácidas, o añadir junto con el agua de riego, unas gotas de ácido, cítrico o nítrico para neutralizar la cal y evitar la clorosis o amarilleo de las hojas. En otoño aplicar un abono de liberación lenta, rico en potasio, para favorecer la resistencia de las plantas. Trasplantar las plantas cultivadas en macetas ,en primavera, cuando las raíces engrosadas estén excesivamente apretadas.

 

 

 

Riegos regulares y moderados en primavera y verano, manteniendo ligeramente húmedo el sustrato, riegos escasos en otoño e invierno. Es recomendable regar los ejemplares con agua de lluvia o agua libre de cal, el exceso de cal en el sustrato puede provocar el amarilleo de las hojas, deberemos aplicar quelatos de hierro para corregirlo. Las plantas adultas, bien establecidas sobre el terreno, resisten periodos de sequía, aunque las plantas jóvenes, recién trasplantadas y cultivadas en macetas, agradecen riegos moderados, especialmente en épocas calurosas. No regar en exceso, son plantas muy sensibles al exceso de humedad en el sustrato, sus raíces engrosadas con apariencia de tubérculos retienen agua, que ponen a disposición de la planta en épocas de sequía.

 

 

 

Podar en primavera los tallos excesivamente largos, para mantener la forma de la planta y controlar su crecimiento, eliminar desde la base de la tierra los tallos secos, y pinzar ligeramente los extremos de los tallos, para mantenerlas las plantas tupidas. Pueden cultivarse durante todo el año en exterior en climas de temperaturas invernales moderadas, en climas tipo mediterráneo y en climas tropicales o subtropicales. En climas de inviernos fríos, deben cultivarse como planta de interior o en invernaderos cálidos.

 

 

 

Se reproduce por semillas y por división de planta, las semillas se recogen cuando están maduras, y se estratifican a temperaturas bajas, manteniendolas durante unos meses a cuatro grados, por ejemplo en el cajón de las verduras del frigorífico, y se siembran en primavera.  En primavera podemos dividir las plantas adultas, aprovechando el momento del trasplante, separando de la planta madre porciones que contengan raíces engrosadas y tallos, si solo plantamos raíces engrosadas, estas también producirán tallos, pero tardaran unos meses.

 

 

 

Asparagus Myriocladus es una planta perenne fácil de cultivar, y de poco mantenimiento, no suele tener problemas con plagas de insectos o enfermedades, en condiciones apropiadas de cultivo. Solo debemos situarla en emplazamientos de sombra luminosa o parcial, proporcionarle un sustrato y riego adecuados y un drenaje perfecto, manteniendo la planta en temperaturas moderadas invernales. DIFICULTAD MUY BAJA.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *